7 septiembre 2011
limpieza bacterias en encía

El sarro dentro de la encía es nuestro protagonista aquí. Le denominamos “cálculo subgingival” técnicamente, y se produce por el acumulo de bacterias que se pegan al diente y se introducen en el pequeño espacio entre el diente y la encía. Su avance hacia el interior, despega progresivamente la encía y destruye el hueso que sujeta los dientes. Estas bacterias, adheridas a la superficie de la raíz, terminan mineralizándose y formando con ello este cálculo subgingival. Uno puede imaginar que estos fósiles de bacterias son como enormes cavernas para las bacterias, encantadas de reproducirse bajo ese cobijo.

Por si hubiese alguna duda, observen las imágenes de fragmentos de cálculo extraídos al lado de una sonda milimetrada (Fig. 1). Fragmentos de uno a dos milímetros, destacando el fósil de más de tres milímetros (Fig. 2). Si uno mira la encía de las personas que lo albergaban, jamás diría que ahí dentro había eso. El problema de “eso”, es que está tan firmemente adherido a la superficie del diente que cuesta bastante quitarlo. Puede decirse que es un arte, en el que pequeños instrumentos, perfectamente afilados, sin lesionar la encía, logran desprenderlo. A esto se le llama raspado y alisado radicular (mal llamado curetaje) y hay quien sigue empeñado en hacerlo por cuadrantes (un cuarto de la boca), una forma demasiado estricta e innecesaria de prolongar  el tratamiento.

El raspado y alisado radicular es algo sencillo en manos expertas, pero lleva tiempo, bastante a veces, lógicamente. Por supuesto, nada tiene que ver con una limpieza, y de ahí la sorpresa de quien se entera de tener periodontitis e incluso de tener que perder los dientes, habiéndose hecho limpiezas periódicas.

Fig.1a

Fig. 1b

Fig. 1c

Fig. 1

a) Aspecto aparentemente no muy alterado de la encía, algo inflamada y con márgenes engrosados. Sangrado al cepillar de vez en cuando
b) Fragmentos de sarro que la paciente tenía dentro de su encía
c) Visión radiográfica de estos fragmentos adheridos a los dientes dentro de la encía

Fig.2a

Fig. 2b

Fig. 2c

Fig. 2
a) Aspecto similar de encía inflamada antes de eliminar el sarro
b) Fragmento enorme de sarro extraído de esta persona
c) Aspecto de la encía tras el tratamiento

Publicado en: Periodoncia

También te puede interesar

blanqueamiento dental interno
14 mayo 2014
Publicado en: Clínica, Estética