22 septiembre 2017
abfracciones y pérdida dental

En la primera parte de nuestro documento sobre abfracciones describimos qué son, cómo evolucionan con el tiempo y que importancia tienen en el diagnóstico y el pronóstico.

En esta segunda parte vamos a describir algunas observaciones interesantes sobre estas lesiones. Las abfracciones pueden presentar formas distintas y localizarse sobre esmalte o apicalmente, sobre la unión amelo-cementaria y dentina.

Parte de esta información que presentamos es además bastante novedosa, dada la escasa literatura publicada sobre el tema.

  • Las abfracciones se desarrollan de manera diferente según el tipo de bruxismo
  • Las abfracciones se desarrollan en dientes sin movilidad
  • En presencia de bruxismo, los dientes que suelen perderse son los que no desarrollan abfracciones
  • El espacio periodontal de los dientes con abfracciones se estrecha. El ensanchamiento del espacio periodontal no es un signo de adaptación al trauma oclusal sino lo contrario
  • Las abfracciones están relacionadas con los desgarros del cemento
  • Algunas abfracciones emergen como un cambio de coloración intrínseco similar a la dentina reactiva
  • Las abfracciones y los defectos óseos verticales podrían expresar mecanismos diferentes de impacto de la sobrecarga oclusal sobre el periodonto

1. Las abfracciones se desarrollan de manera diferente según el tipo de bruxismo

En el bruxismo excéntrico el desgaste dentario se concentra en las superficies oclusales e incisales mientras que el desgaste en el cuello es mucho menor. Cuando se presentan abfracciones, estas son mucho más superficiales (grado 1).
En el bruxismo céntrico el desgaste en las superficies masticatorias en mucho menor, mientras que las abfracciones se desarrollan mucho más (grado 2 y 3).

Las siguientes imágenes son de dos casos de bruxismo excéntrico evolucionando a lo largo de dos décadas.

Las abfracciones son más superficiales, en forma salsera según ha sido descrito. Por regla general, cuanto mayor desgaste oclusal e incisal hay, menor desgaste se produce en el cuello del diente en forma de abfracciones.

Las siguientes imágenes son de dos casos de bruxismo céntrico evolucionando a lo largo de dos décadas. Cuanto menor es el desgaste incisal y oclusal, mayor suele ser el desgaste a nivel cervical, en forma de abfracciones profundas en forma de cuña.

2. Las abfracciones se desarrollan en dientes sin movilidad

Las abfracciones se desarrollan muy raramente en dientes con movilidad o con migración dental patológica. Estas lesiones se desarrollan en dientes sin movilidad o con movilidad reducida. La imagen siguiente muestra la evolución de un bruxismo céntrico en un periodonto competente. Pese al desgaste dentario, no existe movilidad y el espacio periodontal está estrechado.

De manera puntual, un diente sin movilidad y con abfracciones puede experimentar movilidad cuando el soporte periodontal claudica, previo a la pérdida dentaria. Esto se muestra en el caso siguiente de bruxismo céntrico muy severo que se mantuvo relativamente estable durante más de 20 años, cuando en el año 2016 el soporte del premolar 24 comienza a claudicar, apareciendo ensanchamiento del espacio periodontal.

3. En presencia de bruxismo, los dientes que suelen perderse son los que no desarrollan abfracciones

Según nuestras observaciones en pacientes periodontales con bruxismo, la presencia de abfracciones junto con otros signos y otros factores de riesgo (tabaquismo) aumenta el riesgo de pérdida dentaria. Sin embargo, los dientes que se pierden no son los que presentan abfracciones, sino los que no las desarrollan.

En estos dientes que se pierden, lo característico es el ensanchamiento del espacio periodontal, la movilidad y la formación posterior de defectos verticales.

En el siguiente caso los caninos y premolares desarrollan abfracciones mientras que su periodonto parece más competente.

Por el contrario, el periodonto de algunos dientes cede, como en el segundo molar superior derecho y el segundo premolar superior izquierdo.

Estos dientes no tienen abfracciones y en sus radiografías se aprecia el ensanchamiento del espacio periodontal. Estos son los dientes que se pierden.

4. El espacio periodontal de los dientes con abfracciones se estrecha.

El ensanchamiento del espacio periodontal no es un signo de adaptación al trauma oclusal sino lo contrario.
Como ya hemos visto en algunas radiografías, el espacio periodontal de los dientes fijos que desarrollan abfracciones suele estar disminuido, asemejando una anquilosis.

Esto sería la expresión de los cambios histológicos observados en dientes con sobrecarga oclusal, consistentes en la formación de excrecencias óseas de la cortical interna del alveolo, disminuyendo el espacio periodontal de 150-380 µm a 5-50 µm.

Este sería en realidad el mecanismo de adaptación del periodonto a la sobrecarga oclusal. Unicamente cuando el soporte del diente claudica, aumenta el especio periodontal junto con la movilidad, pudiendo desarrollarse seguidamente un defecto vertical.

5. Las abfracciones están relacionadas con los desgarros del cemento

Los desgarros del cemento, de la misma forma que las abfracciones, se han asociado a trauma oclusal, además de haber sido asociado a atricción dental y denbilidad estructural del cemento. En algunos de nuestros pacientes observamos desgarros de cemento progresando a abfracciones y la concurrencia de ambas lesiones en la misma zona dentaria. En las imágenes siguientes se aprecia la histología de un desgarro de cemento. En la imagen clínica adyacente se aprecia uns fractura de una porción de la abfracción tras más de 20 años de seguimiento.

6. Algunas abfracciones emergen como un cambio de coloración intrínseco similar a la dentina reactiva

Las abfracciones que se desarrollan sobre esmalte consisten en fracturas parciales del esmalte sin cambios en el color.

Por el contrario, las abfracciones que emergen más apicalmente, sobre la unión amelo-cementaria y el cemento, muestran una combinación de finas líneas de fractura que se extienden hacia el esmalte y un cambio de coloración de la dentina, asemejando dentina reactiva.

Ya vimos lesiones de este tipo en la primera parte de este trabajo. Cabría la posibilidad de que en estos casos se alteren las fibras colágenas intrínsecas de la dentina, que constituyen el 90% de su componente orgánico.

La siguiente imagen es ilustrativa, porque muestra lesiones oscuras que evolucionarán a abfracciones y estas lesiones son diferentes a las caries de cuello, como se aprecia en el canino superior derecho. Este canino presenta una caries que se obturó y una abfracción emergente que evolucinó con la forma descrita de salsera.

Es interesante observar que la presencia de estas lesiones pueda estar indicando que se perderán dientes, mientras que los que presentan estas lesiones no suelen ser los que se pierden.

Esta observación se muestra en las imágenes siguientes. Es una paciente que evolucionará especialmente mal, perdiendo más dientes. Sin embargo, los dientes con lesiones oscuras son los que perduran.

7. Las abfracciones y los defectos óseos verticales podrían expresar mecanismos diferentes de impacto de la sobrecarga oclusal sobre el periodonto

Dado que las abfracciones y los defectos óseos verticales se asocian al bruxismo, como hemos demostrado en la muestra de nuestros pacientes, podría contemplarse la hipótesis de que ambos tipos de lesiones sean la expresión dos mecanismos diferentes de impacto de la sobrecarga oclusal.

Las abfracciones se darían en dientes suyo soporte es competente para resistir la sobrecarga.

Los defectos óseos verticales se producirían cuando el periodonto es incompetente para la sobrecarga, resultando en el ensanchamiento del espacio periodontal que precede al posterior desarrollo del defecto vertical.

En este trabajo se han presentado algunas imágenes ilustrativas al respecto.

Publicado en: Bruxismo, Clínica

También te puede interesar

Bruxismo y férula de descarga
25 octubre 2017
Publicado en: Bruxismo, Clínica